Vinicius pinta LaLiga de blanco

El Real Madrid pasó por encima del Girona (4-0) y da un gran zarpazo a la liga. Los blancos le dieron un baño de realidad al que está siendo el equipo sorpresa del campeonato.  En esta ocasión fue desbordado en todos los sentidos por  un Madrid de mucho nivel que le ha metido un 7-0 en los dos partidos que ha jugado con el conjunto catalán, que en esta ocasión no ha estado a la altura de lo que se esperaba por culpa del partido perfecto del Real, que los desbordó de principio a fin.

   El equipo de Ancelotti, que obligado por la ausencia de Rüdiger (estará dos semanas de baja) tuvo que improvisar  el eje central de su defensa con Carvajal y Tchouaméni, sabia de la importancia  de este choque y cuajó un gran partido tanto a nivel individual como colectivo. Y de paso,da un gran puñetazo en la mesa demostrando que de momento, es el mejor de la liga.

    En el plano individual hay que destacar a tres jugadores: Vinicius, Bellingham y Kroos, sobre todo al brasileño que fue todo un espectáculo. Tal vez jugó su mejor partido desde que lleva la camiseta del Madrid. A los cinco minutos, dio prueba de su enorme talla como jugador, al marcar un golazo. Se inventó un gran disparo desde el pico izquierdo del área grande que se coló por la izquierda del guardameta Gazzaniga. Este gol, al poco de comenzar el encuentro trastocó todos los planes del Girona que vino a competir y salió trasquilado.
    El gol de Vinicius, es una jugada que entrena mucho en los entrenamientos y que esta vez le salió perfecta.

    En la afición madridista, en el inicio del partido había cierto temor por las lesiones de Nacho y Rüdiger al tener enfrente a la envergadura del gigante Dovbyk, un cabeceador consagrado y al habilidoso Savinho. El miedo estaba injustificado porque la defensa rozó la perfección. No hubo noticias de los dos delanteros  de referencia del Girona, que no realizó ni un solo disparo a puerta.

    El Real dominó a su rival tanto en defensa como en ataque. Le entregaba el balón pero no le dejaba hacer buenas circulaciones con una presión fuerte y muy adelantada. Los catalanes, nunca encontraron ese juego atrevido y alegre que le ha caracterizado hasta ahora. El Madrid no le dejó y ahí murió el Girona.

    Y si encima, aparece la mejor versión de Vinicius pues se explica la goleada. El gol del brasileño dio alas a los suyos  y llenó de zozobra a los de Michel.
     Al gran partido de Vinicius, le siguió Bellingham quien en el minuto 35 haría el 2-0 que vino precedido de un pase primoroso con el exterior del propio Vinicius que encontró el desmarque del inglés que marcaba, con majestuosidad, su decimoquinto gol en la liga.

    El descanso no cambió el guión, incluso se decantó aún más a favor del Madrid que superó en el plano físico a su rival. Camavinga, Valverde y Kroos superaron a los centrocampistas del Girona en todos los ámbitos. En el físico, también.
   Mención especial para Kroos. Es un regalo para el fútbol verle jugar con esos pases tan medidos y esos cambios de juego tan precisos y elegantes. El alemán está en el mejor momento de su carrera. Ni que se le ocurra retirarse. Debe seguir y seguirá una temporada más vestido de blanco. Lo ha dicho su madre y a las madres hay que obedecer.
     El Real, seguía percutiendo una y otra vez en el área catalana. En el 54, Vinicius volvió hacer de las suyas, le hizo la croqueta a Yan Couto, no tuvo su día,  al que  dejó sentado, se internó en el área, disparó ante Gazzaniga y el rechace del portero lo empujó Bellingham haciendo el 3-0. Era su decimosexto gol en el campeonato. Pichichi en solitario.

    El Girona, que solo había perdido un partido en esta liga, fue precisamente contra el Madrid,  y que incluso fue capaz de marcarle cuatro al Barcelona en Montjuic, nunca encontró respuesta al juego preciso y cargado de grandes argumentos  del Madrid que hizo,tal vez el mejor partido de la temporada.
    Con el 3-0 marcado por Bellingham que después se retiraría lesionado en el tobillo izquierdo, el partido quedaba visto para sentencia. Solo sirvió para que Rodrygo volviese a reencontrarse con el gol que consiguió en el minuto 61. Vinicius robó un balón a Yan  Couto,lo recogió el propio Rodrygo quien en  carrera,  definió de fuerte disparo. Otro buen tanto.

    Resuelto en choque, Ancelotti ya pensó en el partido de Champions del próximo martes frente al Leipzig. Salieron del terreno de juego Bellingham (tocado) y Rodrygo y entraron Brahim y Joselu. Más tarde saldría Arda Güler por Vinicius. Una jugada del turco terminó en penalti que falló Joselu. Es el cuarto que fallan los blancos en lo que va de liga.

    El Madrid no sólo venció , convenció exhibiendo un gran juego que desarboló al equipo revelación del campeonato al que bajó a la tierra y al que ya saca cinco puntos de ventaja, en la clasificación. Ha dado un gran golpe a la liga
    Los de Ancelotti, demostraron que están a un gran nivel a pesar  de la acumulación de adversidades pero, que  lejos de amilanarse les hace más competitivos. Después de despechar en una tarde de altura a su gran rival en esta liga, pone rumbo a la ida de los octavos de final de la Champions el martes en Leipzig, con la defensa en cuadro y Bellingham, tocado.