Kross embellece el fútbol

Partido más que cómodo del Real Madrid frente al Granada al que ha vencido por (2-0) lo que le hace mantener  el pulso  con el Girona en la pelea por el liderato de la liga que, de momento, lidera el Madrid por aquello de la diferencia de goles.
  El partido se jugó a un ritmo muy bajo por parte madridista que en ningún momento se vio incordiado por un Granada que se conformó con no salir goleado del Santiago Bernabéu. Lunin, ni apareció.
    Fue un triunfo blanco  sin complicaciones. El deprimido Granada le exigió poco esfuerzo. Ganó el Madrid por automatismo y por la calidad de sus jugadores, Y en ese aspecto, hay que destacar a Kroos,que mejora cada jugada en la que interviene.Ve huecos donde nadie los ve.Es una delicia verle hacer esos pases en diagonal a los laterales y extremos, con esa visión primorosa que posee  para ver lo que nadie no ve.
  De esa visión espectacular que tiene y por ser un pasador descomunal, nació el primer gol de su equipo obra de Brahim que culminó ese gran pase en el 1-0,definiendo a la perfección como auténtico veterano. El malagueño, se está ganado partido a partido un puesto de titular. Lo  está consiguiendo a base de esfuerzo,sacrificio y pundonor así como de clase.
  Brahim está jugando ante la ausencia de Vinicius, pero está demostrando que hay que tenerlo muy en cuenta de cara al futuro. Es un titular en potencia. Fue el mejor del partido junto al alemán Kroos, que no se cansa de sacar el compás,repartiendo líneas y diagonales.
    El Real que ya sabía que el Girona había ganado,  salió dispuesto a responder con una victoria  que le devolviese a la primera posición. Ancelotti, no se guardó a nadie en el saco.  Alineó al mejor once posible, los mismos que ante el Nápoles con el solo cambio de Joselu por Ceballos, que aún está falto de rodaje.
  El nuevo entrenador del Granada, Medina, como era de suponer  compareció muy conservador con un 5-4-1. Tenia un plan, sujetar todo el tiempo posible al Madrid con una férrea defensa y ver si sonaba la la flauta. Su plan inicial se fue al traste a los cinco minutos con la lesión de su guardameta titular, Raúl Fernández. Lo que le faltaba al impotente Granada que no fue un equipo rebelde.
  El Madrid no necesitó hacer demasiado esfuerzo  para imponerse al triste conjunto Nazarí  que nunca importunó a Lunin,espectador de lujo.
  El 1-0, como decíamos llegó a los 26 minutos con ese pase magistral de Kroos que aprovechó con finura y buena definición Brahim, quién  muy agradecido se fue a limpiar la bota derecha,en sentido figurado, al alemán.
  El gol fue de lo poco vistoso que vimos en un  primer tiempo un tanto anodino. El Madrid ante la poca exigencia granadina, atacaba con parsimonia más que nada para ver cómo pasaba el tiempo. Ante el soso fútbol que estábamos presenciando, la afición la tomó contra el colegiado  González Fuertes, que tuvo decisiones muy discutibles como fueron las tarjetas amarillas que sacó a Bellingham y Rüdiger por protestar, cuando jugadores del Granada con feas entradas no recibieron nada más que una amonestación y fue bien entrada la segunda parte. El colegiado fue lo peor del partido. A Bellingham, lo descentró por completo.
      La segunda parte, comenzó con la ausencia de Carvajal, tiene sobrecarga,  y  fue sustituido por Lucas Vázquez. La pauta fue la misma, se siguió jugando a un ritmo bajo. Al partido le seguía faltando pasión. La fe y el entusiasmo la puso Brahim en la jugada del segundo gol blanco,ganándole en un forcejeo cuerpo a cuerpo  a Miquel, cede a Bellingham cuyo disparo obligó a Ferreira a volar para evitar el gol, aunque el rechace lo recogió Rodrygo para poner el 2-0 en el marcador. El brasileño está en racha, es su séptimo gol en los últimos cinco partidos.
    El partido estaba sentenciado y se intuían cambios para dar descanso a los jugadores más utilizados. Ancelotti tardó en hacerlos y aunque entraron Ceballos,los jóvenes Gonzalo y Nico Paz, dejó en el campo a Bellingham para ver si  encontraba su gol y eso,que tienen lastimado el hombro y el tobillo. El inglés, no descansa, siguió buscando el gol y lo que hizo fue servir un precioso pase a Valverde que acabó en volea  pero de nuevo  Ferreira, el mejor del Granada, evitó el tanto.
  El encuentro pasó sin más. Para el Madrid fue un día más en la oficina, consiguiendo una victoria poco emotiva, pero  que le sirve  para seguir en lo más alto junto al sorprendente Girona. El Real, suma tres victorias consecutivas en la liga en las que ha marcado diez goles y solo ha recibido uno. A pesar de estar en cuadro, pasa por un buen momento.