El Madrid de Almeida pierde miles de árboles en la mayoría de sus distritos

Diego Casado/eldiario.es Las calles y parques de Madrid han perdido 36.406 árboles desde que Almeida es alcalde. Son datos publicados por el propio Ayuntamiento, dentro de su recuento anual de ejemplares en sus aceras, zonas verdes y parques, con números relativos al año 2023 que acaban de salir a la luz.

Las estadísticas municipales indican que la ciudad cuenta actualmente con 663.991 árboles consolidados frente a los 700.397 que había en el año 2019, cuando el equipo del actual alcalde llegó a Cibeles. El dato corresponde al arbolado de titularidad municipal contado pie a pie, cuya conservación depende de un contrato del área de Medio Ambiente para su mantenimiento y limpieza. Incluye los parques históricos pero no los presentes en los bosques de la capital (Casa de Campo y Monte del Pardo), sobre los que no consta ningún registro detallado de ejemplares.

La distribución de estos árboles es muy desigual en Madrid y la evolución de su número también ha sido diferente en función de cada zona de la ciudad. Durante el mandato de Almeida, distritos como Moncloa-Aravaca han llegado a perder el 20% de su masa verde, mientras que otros como Vicálvaro han visto aumentar en un 25% su patrimonio arbóreo.

El siguiente gráfico recoge la distribución de las pérdidas y ganancias de árboles entre los años 2019 y 2023, según los datos municipales a los que ha tenido acceso Somos Madrid:

Las estadísticas indican que Latina y Villaverde, además del citado Moncloa-Aravaca, son los distritos donde más árboles se han perdido durante las alcaldías de Almeida. Un balance negativo que llega a 18 de los 21 distritos de la capital. Los motivos son muy variados. Por un lado está el temporal Filomena del año 2021, que dejó sin 21.785 árboles a la ciudad (con la promesa municipal de reponerlos todos) y por otro inclemencias meteorológicas, obras de reforma y cierre de numerosos alcorques, a veces con la hostelería de por medio. Y, por supuesto, las talas.

En el lado positivo se encuentran los situados al Este de la ciudad. Han ganado más árboles en Hortaleza, San Blas-Canillejas y Vicálvaro. Todos ellos se caracterizan por la construcción de desarrollos urbanísticos, que llevan aparejado un nuevo viario dotado de arbolado urbano y, sobre todo, han recibido las primeras fases del Bosque Metropolitano, un proyecto nacido con Ciudadanos durante el anterior mandato con el que el consistorio quiere dotar de mayor masa arbórea los parques lineales y tramos de terreno al borde de grandes carreteras.

En cuanto al número total de árboles existentes y más allá de sus grandes masas forestales, los pulmones verdes de Madrid son Hortaleza, Fuencarral y Puente de Vallecas, con entre 40.000 y 50.000 ejemplares contabilizados. En el lado con menos zonas verdes se sitúan los distritos de Centro, Chamberí, Retiro y Tetuán.

¿Cuántos árboles hay realmente en la capital?

“Madrid tiene 5,7 millones de árboles”, suele decir el alcalde, que presumía de ello hace unos días en redes sociales. La cifra aportada por Almeida tiene trampa: la inmensa mayoría de las especies arbóreas de la capital se encuentran en el Monte del Pardo, un coto privado de la Casa Real que ocupa 160 kilómetros cuadrados, del que los ciudadanos solo pueden disfrutar en una pequeñísima parte. El resto se distribuyen en la Casa de Campo, la otra gran masa forestal de la ciudad. Y solo 664.000 están en sus calles y parques, como muestran los números oficiales del propio Ayuntamiento.

El recuento ha ido variando en los últimos años. Su número ha bajado (especialmente llamativo fue el descenso de 78.616 árboles maduros en 2022) hasta que el año pasado el consistorio consiguió invertir la tendencia con un tímido aumento de 2.722 ejemplares.

El incremento llegó gracias a las plantaciones que han tenido lugar en la última década, ya que muchos de los árboles considerados hasta 2022 como “jóvenes” han pasado a ser catalogados en 2023 como “maduros”, como muestra el gráfico sobre estas líneas. El Ayuntamiento de Madrid divide la masa arbórea de la ciudad en ejemplares jóvenes, maduros y viejos, que son los que se han tenido en cuenta para este reportaje de datos.

También hay una categoría de árboles recién plantados y no consolidados, incluida en las estadísticas por el consistorio de forma separada, porque el hecho de que un árbol llegue a un alcorque vacío no siempre significa que acabe prosperando.

¿Cuántos árboles ha plantado el Ayuntamiento?

Desde su llegada a Cibeles, el equipo de Almeida ha intentado transmitir una imagen verde de su gestión. Primero lo hizo con el autodenominado título de Madrid Green Capital y después se inscribió en la certificación de Ciudad Arbórea del Mundo, que otorga una asociación vinculada a la FAO a las localidades que plantan árboles.

El Ayuntamiento de Madrid asegura que durante el anterior mandato plantó 210.000 árboles. Y el alcalde fue elegido con la promesa de colocar 500.000 más en sus segundos cuatro años en Cibeles. Pero algunas de estas campañas de plantación han salido regular: miles de los que fueron plantados para compensar los destrozos de Filomena acabaron secándose por falta de riego.

Más allá de cifras redondas, los datos disponibles en el arbolado urbano del Ayuntamiento catalogado como “recién plantado” se ha elevado durante los dos últimos años, hasta los 66.983 contabilizados en 2023.

El distrito donde el Ayuntamiento está dedicando mayor esfuerzo a repoblar es Fuencarral-El Pardo (8.701 árboles no consolidados en el año 2023), seguido de Puente de Vallecas (5.735), Usera (5.399) y Latina (3.957).

Muchas de estas plantaciones llegan como compensación a las talas que autoriza el área de Medio Ambiente, que no ha facilitado el dato de las contabilizadas desde que Almeida es alcalde. Hace unas semanas causó polémica la desaparición de varios pinos en la plaza de las Comendadoras, serrados amparándose en su “mal estado”. El equipo de Almeida sí que ha cifrado, sin embargo, las talas que se ejecutaron durante los cuatro años de Manuel Carmena al frente de Cibeles: 116.000, según aseguró el propio delegado del área, Borja Carabante, en una publicación en redes sociales hace algunas semanas.

De las efectuadas durante los últimos cinco años nada se sabe, más allá de casos puntuales como las asociadas a las obras del Metro en línea 11, que desataron la polémica en Comillas, Atocha o Madrid Río. También se han autorizado otras como las de las plazas del Carmen y Santa Ana en Centro, las del entorno del Bernabéu o el millar de pinos que quería hacer desaparecer una empresa logística en Villaverde. Solo en este último caso la empresa impulsora debía compensar la tala al Ayuntamiento con 48.477 ejemplares de pequeño tamaño, de entre 19 y 50 centímetros de altura. Aunque por el volumen de esta cifra parece que su plantación no ha aparecido aún en las estadísticas municipales publicadas hasta la fecha.