¡ESPAÑA VA MUY BIEN, PERO QUE MUY BIEN!

La selección española, después de vencer solamente por 1-0 a la italiana, y  de convencer con un juego de mucho arte ya está clasificada para los octavos de final de esta Eurocopa que se disputa en Alemania.
Además, lo hace como primera de grupo, a falta de una jornada. Su próximo partido contra Albania, será el próximo lunes.

España, una vez más batió a Italia, al igual que lo hizo hace doce años atrás en Kiev, que valió para que se proclamara campeona de Europa. Si entonces ganó a la escuadra italiana por 4-0, perfectamente podría haber repetido el mismo  resultado también en Gelsenkirchen. Si no lo hizo, solo fue por 1-0, fue gracias a la soberbia actuación del guardameta italiano,Donnarumma, que salvó a los suyos de una goleada.

El clásico de Europa, que se fraguó con una exhibición de un Nico Williams desbocado y audaz como pocos, fue un monólogo de España que dio un auténtico recital de fútbol en toda regla. El juego de la selección española fue una perfecta sinfonía donde destacaron tres auténticos  tenores del balón: Nico Williams, Cucurella y Lamine Yamal. Aunque habría que destacar a todo el conjunto por ser un gran bloque que actuó  con total armonía

Si en el himno  nos ganaron por 1-0, no fue así en el desarrollo del partido, donde vimos a una Italia a la que España desarmó desde el primer minuto de juego. Nico Williams y su velocidad sembró el terror en la defensa transalpina y sobre todo en su marcador, Di Lorenzo. Su pase medido a los dos minutos de partido, fue cabeceado por Pedri que Donnarumma, en una gran intervención evitó lo que pudo ser el 1-0.

El equipo español se agarró a un descomunal Nico Williams, que atormentó una y otra vez con su descaro, su velocidad y sus uno contra uno, a Italia.  A los diez minutos, disfrutó de la mejor ocasión del partido. El público del estadio, sus compañeros y los espectadores de TV, cantaron el gol que no fue. El centro de Morata que era una delicia fue rematado por Nico, pero incomprensiblemente se fue fuera.

Italia, como siempre, a lo suyo esperando atrás a la espera de alguna contra. Fue esa Italia rácana que tantas veces hemos visto. Jorginho y Barella, sus constructores, fueron desactivados por el centro del campo español.
Si al descanso se llegó con empate (0-0) fue por mala suerte y por la portentosa actuación del guardameta italiano, Donnarumma. España era infinitamente superior a una pobre Italia que fue mera espectadora del recital que estaba dando el combinado español.
España había rematado nueve veces por una de Italia, con un 61% de posesión frente a un 39%,  con cuatro grandes intervenciones de Donnarumma por ninguna de Unai Simón. Con estos datos, queda todo dicho todo.

La segunda parte fue más de lo mismo. Dominio absoluto de los españoles  que seguían perdonando. Pedri, en el 52 gozó de otra gran ocasión para desnivelar el marcador. Y lo que son las cosas,  los caprichos que tienen el fútbol, en el 54 llegó el 1-0 que Calafiori marcó en propia puerta. Un pase de Nico Williams que llegó a rematar Morata y no pudo atrapar Donnarumma, fue rechazado por el defensor italiano en su propia red.

Italia, entonces subió lineas aunque tampoco  fue para tirar cohetes. Este equipo italiano, es un tanto plano, le falta creatividad e imaginación. Todo lo contrario que a  la selección española que siguió con su gran puesta en escena y haciendo un juego de muchos quilates y de pleno dominio. Las oportunidades fueron llegando como el tiro lejano de Morata y la rosca del chavalin, Lamine Yamal o el disparo a la escuadra de Nico Williams, el mejor, sin duda, del partido.

En el tramo final Italia inquietó algo. Ya se sabe, que contra los italianos enfrente, siempre sobrevuela el temor de un último suspiro o de un gol in extremis. De ahí que su afición celebrara tanto el ultimo saque esquina de su equipo que afortunadamente, no tuvo consecuencia para  España que resistió en bloque y que  de una forma brillante cerró el partido y su clasificación para los octavos. de final.

¡España va como un tiro!  Hasta ahora, no he visto mejor selección que la española. Me da que va hacer algo grande.